Atrapar la luz

por Gustavo Alvarez Nuñez

Mauricio Clavero, diseñador chileno instalado desde 2001 en París, nos habla de la luz y la belleza, del diseño y los viajes. Innovador, su campo de trabajo no se limita a la dirección artística, sino que va de la gráfica a la comunicación visual y al diseño industrial. Ha realizado diversas exposiciones entre ellas “Vipp Phyton” (2006); “Labyrinth of Desire”, para Swarovski, en los Días del Diseño (París, 2007).

Viajar ha sido parte de tu vida. ¿Cuán importante ha sido para tu desarrollo como diseñador? ¿En qué te ha influenciado partir de Chile un día y conocer el mundo?

Partir de Chile fue un cambio radical que me enriqueció mucho, como persona y como diseñador. Hoy vivo en París, que es una ciudad con historia pero también con presente. Es un lugar muy cosmopolita, un paso obligado en la ruta del diseño occidental. Todo pasa por acá y en definitiva ese tránsito termina nutriendo.

Creo que viajar incluye ansias por descubrir, por conocer y por experimentar. Eso es fundamental para un diseñador, porque inspira y la inspiración es la base de cualquier creación. Creo que la tecnología estimula los sentidos pero nunca tanto como un viaje. Es que viajar otorga una experiencia directa con los objetos y por lo tanto los conocimientos terminan siendo más ricos.

El brillo que inspira, las alteraciones que produce, aquello que se esfuma: la luz es el motor de tu trabajo. Pensando en lo postapocalíptico que se está poniendo el mundo, ¿cómo se lleva esto con tu trabajo? ¿Hay una misión que subyace en esa búsqueda de la luz?

Para empezar, no creo en el término postapocalíptico. Creo más bien que el mundo se maneja a través de ciclos y que siempre está en constante cambio. La naturaleza es sabia y se autoregula, y todos tenemos la obligación de adaptarnos a estos cambios. Por eso la simbiosis forma parte de mi trabajo: dar y tomar en su justa medida. Uno como diseñador tiene el poder de generar tendencias. Pienso que hay que utilizar ese poder con responsabilidad. En cuanto a la luz, sí, es cierto, en cada proyecto siempre trato de atraparla. Es que con la luz se construye, inclusive estados de ánimo. La luz regula la vida.

Trabajos tuyos como el Light Drops me recuerdan un poco a lo que buscaba Brian Eno cuando dio origen a la música ambient: la convivencia de la belleza y el diario rumiar de las cosas. ¿Es fundamental en tu aproximación a los objetos saber o contemplar la idea de que van a cumplir una función?

Para mí la función es básica. Yo no produzco arte, sino productos que están dentro de la cadena económica de una empresa. Cuando creo, tengo que evaluar muchas variables para lograr algo concreto y funcional. Lo bello tiene que convivir con todo esto.

¿Cuáles son los logros que obtuviste de los que te sientes más orgulloso al día de hoy? Por ejemplo, la lámpara Lionor (Light Of the NORth) para Swarovski…

Mmm, la verdad es que de los proyectos que estoy más orgulloso es de aquellos que aún están ¡en mi cuaderno!

Unos años atrás suscribiste a la idea de R.I.A. (Responsabilidad, Innovación, Actitud). Tu país se vio sacudido semanas atrás por un terremoto devastador. ¿Cómo se cruzan en ti los retos artísticos y los desafíos ambientales? ¿Es este el gran reto para los futuros diseñadores?

Creo que hay que tomar conciencia y ser absolutamente iconoclasta e innovador para reducir el consumo de energía. La población mundial crece tanto que debemos favorecer la creación de productos o sistemas que consuman energía de una forma diferente. Ese es el gran desafío.

Teniendo en cuenta esto último, ¿será viable en los próximos años un diseño más social? Digamos, un diseño que no rechace los estándares del mercado, y que al mismo tiempo logre producir beneficios más allá del mero lucro…

Considero que hoy en día el diseño es ante todo social, entre tantas cosas porque la autogestión es parte de cada diseñador. Eso genera que el diseño esté llegando a todos lados.

¿Cuánto te preocupan temas como el reciclaje, el calentamiento global, la reutilización energética, los recursos renovables, etc.?

Mucho. Estamos produciendo mucha basura y el reciclaje se convirtió en una obligación. El problema es que para que el reciclado sea eficiente hay que educar correctamente, porque implica conocer muchas variables que la mayoría desconoce. Quizás ése sea el gran desafío: educar y concientizar seriamente sobre estos temas.

Link:

www.mauricioclavero.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s