Archivo de la etiqueta: Luis Longhi

Conquistar lo perfecto

por Guillermina Abeledo

El arquitecto peruano Luis Longhi es actualmente reconocido como uno de los arquitectos latinoamericanos más destacados. Formado en Perú y Estados Unidos, su aprendizaje se profundiza en viajes por territorios propios y extraños.  En sus múltiples facetas como arquitecto, urbanista, escenógrafo o escultor, logra pactar con lo existente y tejer una trama que une pasado, presente y futuro.

Luis, dada la variedad de tareas y experiencias que desarrollas en tu trabajo, ¿Cómo te definirías?

Más intuitivo que racional. He llegado a la conclusión que escucho más lo que me dice el corazón que lo que me dice el cerebro. Creo que soy una persona simple que le encuentra sentido a la posibilidad de comunicarse con la tierra, las piedras y cualquier otro ente inanimado que tenga una historia que contar. En mi arquitectura trato de que estos objetos se encentren con el hombre y juntos traten de tener un solo espíritu,…difícil no?

¿Cuál es el hilo conductor de tus trabajos y proyectos?

Creo que es la pasión por encontrarle sentido a lo que hago. Hace cinco años quede fascinado con la definición etimológica de “diseño”, supuestamente viene de dos palabras divino y señal, que derivaría a una definición de diseño como el acto de tomar decisiones divinas, la trascendencia de esta palabra ha sido tal en mi práctica que ahora le encuentro sentido a todo lo que hago.

¿Qué te inspira?

Me inspira entender que el arquitecto tiene la obligación de transformar lo perfecto (el entorno sin modificar) con perfección. No funciona de otra manera, esto hace que constantemente me refugie en la soledad para encontrarme conmigo mismo. Creo que el estado perfecto del ser humano se encuentra cuando uno finalmente establece una relación íntima con la soledad.

Me pareció encontrar algunas preocupaciones constantes en tus obras, del género que fueran. Quisiera mencionarte algunos conceptos y que me dijeras qué implican para vos como arquitecto:

Territorio:

El territorio es un cuerpo perfecto que solo se puede intervenir cuando éste te da su aprobación, de otra manera considero que esta intervención sería una violación. Para que el territorio a intervenir te acepte lo tienes que conocer bien, establecer una relación con él, hacer que te quiera, tu también quererlo y solo después de haber conseguido ese nivel de  relación, la intervención y el territorio serán uno solo.

Lo primitivo / lo primero:

Creo que las culturas ancestrales tenían fundamentos naturales, no basaban su desarrollo en la tecnología como nosotros. El afán del progreso nos está llevando a nuestro propio fin, tenemos que volver atrás y tratar de re-direccionar el progreso tomando decisiones sabias.

Tonos del tiempo:

La materialidad de las intervenciones arquitectónicas en entornos naturales  es la poesía con la que el arquitecto debe conquistar a la naturaleza para hacerla suya.

Esculpir espacios:

La relación interior-exterior en una obra de arquitectura  la consigo esculpiendo el entorno preparándolo para aceptar la intervención, así cuando se da la “unión” esta funciona perfectamente haciendo que el encuentro entre el entorno y la arquitectura sea uno en el que no se registre donde termina lo natural y donde empieza lo artificial.

Luz:

La luz natural es el acompañante perfecto en el recorrido de una obra de arquitectura, su compañía es tan potente que a veces uno siente que puede llegar a enterrarse  en luz.

Por último, ¿Qué obras o arquitectos actuales destacás?

Aprecio el trabajo y el modo de pensar de Peter Zumpthor y siempre estare enamorado de Louis Kahn.

Link:

www.longhiarchitect.com